logo La Urdimbre
Revista
Sociedad
Ambiente
Cultura
Derechos.Humanos
Especiales
Salud
Vida urbana
Buscar

28/01/2018
Desalojaron la carpa de ex conscriptos en Plaza de Mayo

Fueron apartados del acampe en el marco de una remodelación de la Plaza de Mayo que encara el Gobierno de la Ciudad. Los ex conscriptos cumplieron tareas de defensa de las zonas costeras desde el continente durante la guerra de 1982, sin haber participado en los combates en las Islas Malvinas.

Formaron parte de las dotaciones de conscriptos movilizado a las bases militares de Trelew, Comodoro Rivadavia, San Julián, Río Gallegos y Río Grande, donde realizaban tareas de adiestramiento y abastecimiento, pero no llegaron a cruzar a las Malvinas no obstante lo cual vienen reclamando  ser reconocidos como veteranos.

Cerca de sesenta agentes retiraron parte de las pertenencias de los ex conscriptos y desmantelaron la carpa para liberar la zona de modo que se pueda avanzar con las obras de remodelación. Cargaron dos camiones con catres, colchones, sillas, mesas y una garrafa que utilizaban para cocinar en el campamento. Llegaron a ocupar un área de unos 500 metros cuadrados que incluyó cruces clavadas en el césped simulando un cementerio, algo disonante respecto al reclamo de reconocimiento de pensiones para personas que sobrevivieron al conflicto.

“Somos diez o quince contra 60 policías. Se están llevando todas las cosas. Somos soldados conscriptos, veteranos de guerra no reconocidos por el Estado”, dijo Tulio Fraboschi, presidente de TOAS (Teatro de Operaciones del Atlántico Sur), poco después de comenzado el operativo. La sigla Toas corresponde a una denominación militar de aquella época que señalaba la zona que abarcaba el Teatro de Operaciones del Atlántico Sur.
Un grupo de ellos inició acciones legales para intentar un reconocimiento, luego de que la ley nacional 23.109 de 1984 estableciera beneficios a ex soldados combatientes entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982. El Decreto 509 de 1988, que reglamentó la norma, no incluyó a los soldados que permanecieron en el continente.

Al cabo de casi diez años de haber instalado la carpa no obtuvieron resultados, ni tampoco recibieron apoyos explícitos de organizaciones civiles, ni de otros ámbitos de la sociedad en su conjunto. 

 

Revista mensual gratuita La Urdimbre
Edición 180-Enero 2018
Edición 179-Diciembre 2017